Las Rías Baixas son una pequeña zona situada en Galicia. Condicionada por el minifundismo propio de la región, las sabias y expertas manos de los viticultores de esta zona apuestan por una viticultura tradicional caracterizada por el emparrado, singular sistema de cultivo que condiciona que todas las labores de cuidado, poda y vendimia se tengan que realizar a mano.

Se divide en cinco subzonas y nuestro viñedo se situa en Condado de Tea, la más interior y montañosa, en la parte meridional de la provincia de Pontevedra, al norte del paso del río Miño.

Los suelos son arenosos, poco profundos y ligeramente ácidos, siempre propicios para los vinos de calidad. El clima es atlántico, con temperaturas suaves moderadas por la influencia del mar, alta humedad relativa y precipitaciones abundantes.

La Albariño

Esta variedad noble de maduración tardía nace de una vid de vigor medio y porte semierguido y horizontal. Requiere de terrenos frescos y húmedos, y sus vinos crecen elegantemente con tiempo en depósito o en botella sin necesidad de crianzas en barrica.

 

Álvaro Cunqueiro, uno de los grandes autores gallegos, novelista, poeta, dramaturgo, periodista y gastrónomo,  dice que la variedad fue llevada a Galicia por los monjes de la Orden del Císter en el siglo XII. Estos monjes, que provenían de regiones vitivinícolas de Francia, plantaron viñedos en los valles del Camino de Santiago. No obstante, las evidencias científicas parecen indicar que la variedad es originaria y autóctona de Galicia.

 

Los racimos son pequeños, con uvas pequeñas y circulares de tamaño uniforme con la pulpa blanda y la piel fina y suave.

uva albariño

Nuestro Viñedo

Un único viñedo de albariño plantado hace cuarenta años en Ponteareas, en el Condado de Tea. Esta viña mimada al extremo, madura un poco antes que en la costa, protegida por la cordillera dorsal gallega. El suelo y la meteorología propia de la zona produce vinos suntuosos, con menos contenido en ácido málico y acidez moderada.

Rias_Baixas_Viñedo_02

Nuestra Viñadora

Paula Míguez ha aprendido de su padre Juan, que empezó en 1980 a cultivar y elaborar vinos de calidad. Hoy Paula mima sus viñas como un tesoro y sólo está satisfecha después de una extricta selección en la cepa y en la bodega.

Tan solo le sirven los mejores racimos, los más sanos. Los trata con cariño y le devuelven lo mejor. Sabe que es el mejor homenaje a su padre, a su tierra, a sus raices.

Paula es una viñadora auténtica, una auténtica viñadora.

Ribeiro_viñadora

D.O. Rías Baixas, La Estela del Ciclohome 2017